lágrimas

sábado, 11 de diciembre de 2010

Una noche desperté exasperada buscando un reloj que en realidad nunca existió,

quizás porque yo soy el tiempo y me encuentre en los pasos de cada ser.

 No hubo algún número que me muestre la hora,

pero hubo un cielo que me mostró que las estrellas pueden ser minutos inmersos en la galaxia,

y también me ayudo a comprender que del cielo no cae el amor ni la razón.

3 comentarios:

unknown dijo...

Tu materia es el tiempo, el incesante tiempo. Eres cada solitario instante...

Me recordó a eso, de borges me parece.

Te0 Lan dijo...

Somos lo que deseamos ser,y forjamos nuestro propio camino .
no hay que darse por vencido asi como dice la cancion jeje
besoss
ann

imperfect_vampire dijo...

HOLA HERMOSA DAMISELA!!!!!!!

gracias por hacerme compañia en mi blog
^u^

ya estoy de regreso!!!
siento muchisimo no haberme podido pasar antes!!

pero aca me tienes ahora si
a tu completa disposición!

awww
que lindo texto!!

muy cierto
del cielo no cae mas que agua
todo lo demas nosotros debemos buscarlo y hacerlo nuestro
:3

me retiro preciosa
espero saber de ti muy pronto
que tengas un dia como tu:
BELLISIMO!!!!
cuidate!

BESOS DESDE EL INFIERNO